viernes, 14 de marzo de 2008

A 2 lineas (A)

La noche era oscura, las nubes densas cubrían el cielo impidiendo a la llena luna iluminar el camino, cualquiera pensaría, que no era la noche adecuada para vagar por las calles de la ciudad, sin embargo, en un lugar tan inusual como Los Ángeles, donde la noche se convierte en día, con luces de Neón por sol, y el creciente crimen no perturba las acciones de los ciudadanos, era un noche perfecta..

Un joven caminaba esperanzado por las calles, Utghem,

“Debe estar en esta ciudad, estoy cerca, todo indica que esta aquí” pensó, andaba a buena velocidad pero miraba con atención cada detalle, no parecería haber nada extraño, pero no se rendiría, reviso mentalmente todas las pistas que lo llevaron a esa ciudad; el exceso de crimen, las misteriosas desapariciones que ocurrían hace meses y lo mas importante, el cuerpo de una joven chica supuestamente desaparecida, un cuerpo totalmente carente de sangre, y con peculiares marcas en el cuello, estaba en el lugar indicado, era aquí donde residía el ángel negro de colmillos afilados, solo debía encontrarlo.

La noche avanzaba, ya había recorrido todos los callejones, todas las zonas donde podría encontrar al espectro de piel fría con sangre caliente en su interior, recorrió lugares sombríos, parques, cementerios, pero nada parecía funcionar, tal vez no era su noche, “quizás debería probar mañana – pensó- no lo encontrare hoy pero se que esta aquí”

Estaba comenzando su camino de regreso al hotel donde se hospedaba cuando de pronto escucho un sonido que lo devolvió a su propósito, un grito ahogado, breve pero se oía con claridad, alguien era atacado y estaba cerca, Utghem corrió a toda velocidad, pero la falta de luz no le ayudaba, las delgadas calles parecían de pronto un laberinto, el joven buscaba con desesperación, esta era su oportunidad, al fin luego de tanto, su búsqueda tendría sentido, no podía fallar ahora y mucho menos si había alguien a quien podía salvar, pero ya no oía a nadie, ¿será muy tarde? Pensó sin detenerse mientras doblaba en una esquina.

NO-fue la respuesta que el mismo se dio, al encontrarse de frente con la bestia y su victima, una joven muchacha, pelirroja , esbelta, bonita de seguro, pero cubierta de sangre, aunque aun vivía.

-Déjala!!! Grito en cuanto recupero el habla perdida producto de la impresión.

Entonces se detuvo, el vampiro se detuvo, Utghen, no podía creerlo, aquella criatura, un verdadero vampiro un ser ignorado por la sociedad, conocido cotidianamente como no mas que una criatura de cuentos de terror, existía, y estaba parada frene a él, era como si el tiempo se detuviera, este era el momento para el que tanto se había preparado, lo que tanto había esperado, solo debía hacerlo, junto valor, no tenia miedo pero estaba nervioso, camino unos pasos hacia el señor de las sombras, y hablo:

-Suelta esa chica,- rogó- tómame a mi, te ofrezco mi sangre voluntariamente, solo concédeme la vida eterna.

El vampiro lo miro sin ninguna expresión, arrojo con desprecio a su victima aun sángrate y camino hacia Utghem, quien estaba maravillado con esta fantasía de piel blanca como el papel, como poseído por un hechizo le resultaba imposible apartar la mirada de su belleza, era joven, al menos parecía mas joven que él, tal ves había vivido siglos, sus ojos eran de un gris claro, su cuerpo esbelto y su cabello, corto, oscuro, liso y levemente despeinado pero lo que mas llamo su atención era su mirada fría ,orgullosa, perdida, totalmente atrayente en su rostro juvenil, sin ninguna marca de la edad, no era nada parecido a lo descrito por los conocimientos populares, si no fuera por la sangre que escurría de su boca y los colmillos que lucia nadie hubiese reconocido su naturaleza. De súbito tomo conciencia, de lo cerca que estaban, podía sentir el frió de sus piel en sus orejas, ya no faltaba mucho el vampiro tenia sujeto su mentón con su mano izquierda y apartaba las ropas de su cuello con la derecha, estaba apunto de morderlo, cuando levanto la cabeza levemente permitiendo que boca se posara junto al oído de Utghem.

- Vete, estupido, no sabes lo que pides- fue lo único que dijo, luego simplemente se alejo, con tranquilidad, seguro de que Utghen no lo seguiría.

Y así fue, el joven buscador, se quedo de pie mirando como lo que por tanto tiempo busco se alejaba, no entendía que ocurrió, no entendía su rechazo, probablemente nunca lo entendería.




3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

Vampiros, me gsuta el tema. Quizás le falta algo de ambientación, pero está muy bien. Me ha gustado.

Robine Who? dijo...

esa ms. davis!! cómo se encuentra usted?? tanto tiempo!! jeje

bueno, ¿Qué puedo decir de este? Me gusta, me gusta, me gusta. es...inesperado, creo. Es impactante. Esta vez sí que me has sorprendido!! No alcanzo a entender la relación con el título...quizás me falte atención. En fin, me gustó mucho.
Recalco sobre lo mismo, algo de redacción y ortografía...pero muy poco y nada más.

te dejo otro blog que suelo frecuentar en donde escriben, solo que aquí es algo más de debate y opinión...no se si abrás pasado por el anterior...está bueno....

http://elitecosmica.blogspot.com

conejo paranoico dijo...

hola hola

creo que me habria gustado mas si lo hubiera matado sin mas y despues le hubiera hablado al cadaver jo...pero asi soy yo

me gustan los vaampiros, me gusta este tema, lo unico malo esque esta un poco sobreexplotado y custa escribir cosas nuevas y que huelan a nuevo

pero esta muy bien, y mucho mejor escrito que la primera entrada...asiq es cierto q la practik hace al maestro

bueno...saludos y gracias por tus post ^^