miércoles, 29 de septiembre de 2010

Capitulo V “Cambio de direcciones”

Poco a poco empezaban a deslizarse unas gotas por el cristal de la ventana, se hacia tarde y Elliot aun no volvía al hotel, Gwen encendió la radio para tranquilarse rápidamente el sonido invadió la habitación, sonaba Godbye my lover de james Blunt, se sonrió para si misma ante este intento de burla por parte del cosmos. Una suerte de paranoia penetraba su cuerpo llenándola del conocido pensamiento de que su novio no volvería, pero esta vez no se dejo convencer por estos pensamientos, ya estaba bastante cansada de la situación, Elliot no era ninguna mascota para tenerlo atado y esa era la filosofía de su relación ella lo dejaba ir y le daba la opción de volver, pero su actitud inerte estaba a punto de cambiar después de todo ella había obtenido todo lo que se proponía durante la mayoría de su vida y esta no seria la excepción además por primera vez desde que había conocido a este peculiar sujeto tenia algo de libertad para participar de forma activa en la vida de su novio sabia exactamente donde estaría y desde un comienzo este había sido un desafió personal para ella, amaba a Elliot tanto como se permitía a si misma amar y quizás mas, pero el descubrir su misterio se había convertido en un desafió personal para ella y ahora Greg le había entregado el punto de partida, apago la radio y busco en su bolsillo aquel papel disimuladamente este recién conocido había puesto en sus manos llegado el momento de despedirse.

Parecía un papel sin importancia como cualquier otro se encontraba doblado en cuatro, con un numero de teléfono y una dirección en los Angeles escrita a mano en la parte del papel que daba hacia fuera, al desdoblarlo del todo pudo ver su interior, era la fotografía de un sujeto en una librería estaba algo borrosa pero aun así se distinguían sus rasgos, escruto sus facciones detenidamente durante unos minutos, curiosamente le resultaba familiar a pesar de no recordar haberlo visto antes, vestía un impermeable así que no era mucho lo que se podía apreciar de su figura, era alto aparentemente delgado, pero no era eso lo que llamaba su atención, su vista se fijo rápidamente en una cicatriz que cruzaba su rostro desde el borde de la ceja izquierda delineándose por el borde de la cara hasta desaparecer a mediados de la oreja del mismo lado era delgada pero lo bastante prominente como para no desaparecer por la mala calidad de la foto pero a pesar de lo intrigante de esta característica no pensaba pasar por alto ningún elemento de este sujeto así que continuo observando, usaba unos anteojos rectos de marco metálico y el cabello recogido en una coleta era de un color castaño, muy similar al de Elliot pero un par de tonos mas claro como si no hubiera estado expuesto al sol en mucho tiempo, entonces lo noto, el hombre de la fotografía a pesar de la evidentes diferencias y los anteojos se parecía mucho a Elliot, tenían el mismo mentón y la misma nariz incluso ese deje de sonrisa que veía en al foto había sido detectado muchas veces por ella misma en los labios de su novio, resultaba evidente que eran parientes, pero a pesar de esto algo en él, en su mirada o en su figura no le gustaba.

¿quién será?- se pregunto una y otra ves mirando la fotografía, después de mucho meditarlo la curiosidad le gano a su desconfianza, miro el reloj por ultima vez y tomo una decisión iría a ver a este sujeto con Elliot o sin él, después de todo ella era mucho mas capas, de lo que su novio se imaginaba, de hacer muchas cosas, encontrar a alguien no le seria problema. Lo primero seria salir de allí, así que tomo su teléfono celular y marco aquel conocido numero al que tanto detestaba llamar pero que era imprescindible en este tipo de situaciones.

***

Elliot entro a la habitación al momento justo en que Gwen terminaba una conversación por su móvil alcanzando a escuchar solo las ultimas palabras

- dile que estoy bien y gracias- fue lo ultimo que dijo antes de colgar el teléfono, al voltearse vio a Elliot, parecía sorprendida.

- no esperabas que volviera ¿verdad?

- debo reconocer que me sorprendes- afirmó mientras se cruzaba de brazos, algo en ella se veía diferente a la mujer que había dejado antes de ir a dejar a su amigo al aeropuerto

- tengo que irme

- ¿y volviste solo para decirme eso?

- es mas complicado de lo que parece Gwen

- solo porque tu quieres que sea así, confía en mi- poco a poco se puso de pie mientras pronunciaba las palabras con tal gracia y agilidad que al finalizar la frase se encontraba frente a él con sus brazos alrededor de su cuello mirándolo a los ojos.

- tengo que irme – repitió quedamente- te daré dinero para que regreses a casa o para que salgas de aquí

- llévame contigo- suplico dulcemente mientras lo besaba.

Elliot la miro a los ojos y por primera vez en meses supo que si la dejaba ahora, la perdería, no porque no volviera a verla sino porque las cosas no serian lo mismo, se sentía poseso por sus ojos, ciertamente no la había visto tan segura de si misma desde la noche que la conoció, con esa seguridad que sin importar lo que el dijera ella conseguiría lo que quería, y que el no era mas que un elemento mas de la sartén cuyo mango se encontraba en sus manos, lo unico que esperaba de él era una decisión final o quizás solo la constatación de un hecho pues a ella no parecían desagradarle ninguna de las alternativas que se deslumbraban como resultado, no quería perderla, menos aun cuando la volvía ver a así con en ese rasgo tan propio de ella que lo intrigo y cautivo desde el primer momento, ahora formular la respuesta a la pregunta inexistente era una mera formalidad.

- Vamos- respondió finalmente y una sonrisa complacida se figuro en los labios de Gwen, quien rápidamente empezó a dar vueltas por la habitación guardando todo en las maletas.

- Tranquila- quiso detenerla Elliot- descansemos esta noche será un largo viaje en carretera

- No lo creo guapo, tenemos que tomar un avión en tres horas, tu Jeep se va por encargo- Elliot la miro sorprendido

- ¿en avión? Y ¿se puede saber a donde?

- A los Ángeles por su puesto- una sonrisa de medio lado y una mirada de algo parecido al orgullo fueron las únicas respuestas que obtuvo de su novio antes de que la acompañara en la recolección.

Ciertamente su novia le sorprendía y mucho, ya tendría tiempo de descubrir como lo había averiguado, cuanto sabia y como había obtenido el dinero para los pasajes en avión. Ahora solo quería disfrutar de esta sensación era una situación llena de misterio y del todo excitante de haber tenido un poco mas de tiempo la habría tomado entre sus brazos, la desvestiría fiereza y la haría suya una y otra vez, pero tiempo era lo que menos tenían. Además mas allá de Gwen tenia otros misterios que resolver, otras palabras que elegir y otras decisiones que tomar, decisiones que removían un pasado vivo que por demasiados años había tratado de olvidar, un pasado plagado de misterios que se le habían figurado tan difíciles de develar que había preferido olvidar su existencia, un pasado que volvía con la amenaza de convertirse en presente, un pasado que era suyo, pero no solo suyo.

1 comentario:

Hechicero10 dijo...

Hola Ms. Davis, respecto de la entrada en mi blog, esta es banda muy representativa en mi país. Hacen POWER METAL, tan solo bajarte el single te tomara unos pocos segundos, los escuhas y me avisas que te ha parecido. Y si te ha gustado te hare llegar un disco exclusivo para ti. Saludos donde quiera que te encuentres.